Tag Archives: entrevista

Max Gallo, J.P. Quiñonero, les presidencials franceses, la globalització i …

Max Gallo, J.P. Quiñonero, les presidencials franceses, la globalització i …

Comentaris al post de JPQ al seu blog Una temporada en el Infierno

Dear JPQ,
Quiero decirte que me alegro mucho de leer tu primicia y te felicito por regalarnos esta entrevista con Max Gallo. Ya sé que según quien a eso le llama un scoop, pero a mi me gusta más inventar “*coup de journaliste”. Chapeau, maître! Espero que, a quien le corresponda, te sepa valorar ese prestigioso trabajo realizado con una persona del prestigio de Max Gallo.
Trabajo con el que, sin embargo, me siento incómodo, porque no me esperaba leer que Max Gallo, acabara apoyando a Sarkozy. Con todo ya he visto que hay otros intelectuales franceses se han subido a ese carro. Como yo a los franceses les deseo lo mejor, la verdad, me impongo NO criticar a Sarkozy, porque no se hasta qué punto cualquiera de los tres candidatos principales podría ser mejor para Francia. Ya se verá. No es “tiempo de a prioris” por muy excitante que sea la boutade de Boris Vian.

Por otra parte, la trayectoria que va de la filiación comunista en los años 50 hasta abrazar las propuestas más conservadoras 60 años más tarde, (aquí tenemos a J. Piqué que lo inventó antes y lo implementó con más rapidez) parece entrar dentro de las posibles evoluciones naturales de la especie …así que me extraño, pero menos. Con el tiempo todos pedimos más orden, más “firmeza”, más respeto a nuestra condición de personas maduras … Cuanto más envejece la población, más posibilidades para los partidos políticos conservadores. ;-)

Una anécdota personal. Mi primera salida al extranjero fue en 1971, con 19 años, a Bélgica, con un amigo, fuimos a trabajar de pinches y camareros en un YMCA de las Ardenas, Marcourt–sur-Ourte, donde pasaban sus colonias de verano grupos de jóvenes belgas.
Con nuestros pocos ahorros, además de una pequña estancia en Bruselas y en Amsterdam, me traje dos tomitos de Histoire de l’Espagne franquiste de Max Gallo. De vuelta a casa, pasé la frontera acojonado, pensando que me los iban a requisar y a lo peor que igual me iban a detener o algo así… Però no pasó nada. Fueron esos libros como como un tesoro de verdad y un trofeo que guardé celosamente durante muchos años. Le debo pues a Gallo el haberme sentido antifranquista por razones “objetivas”.
Dicho esto, a mi me cuesta un poco asistir impasible a esas cantilenas, las de allí (Francia) y las de aquí, en las que parece que está todo muy perdido …
¿Necesita Francia un salvapatrias “duro” como Sarkozy porque Ségolène o Bayrou llevarían la República a la catastrofe?
Curioso que Francia votara no a Europa pensando que así se ahorraría pagar a los vecinos y se podría salvar solita a sí misma … Craso error pensar en aislamientos.

La evolución mundial ha llevado a esas tranformaciones tan profundas como son los flujos migratorios desproporcionados y descontrolados que acaban creando más problemas que ventajas, pero que son “lo que hay” y con lo que hay que bregar.
Las incuestionables virtudes que aportan la immigración y el multiculturalismo, quedan anuladas en parte por la dificultad -cuando no la imposibilidad- que tienen las sociedades receptoras de resolver convenientemente , en demasiado poco tiempo, un sinfín de problemas de todo tipo: alojamiento, educación, integración social, conflictos por motivos de creeencias religiosas…
Con exceso de lluvia, todos los ríos desbordan …
Pero después de tanto hablar de tierras de acogida y de la necesidad de evitar todo tipo de discriminación por razón de raza o de religión …¿con qué argumentos se pueden contener las avalanchas que no hacen sino implementar el derecho humano universal de aspirar a una vida mejor?
No he seguido lo suficientemente de cerca la campaña como para haberme enterado de qué porponen los principales candidatos para resolver la fractura social de una Francia con una parte de la población desintegrada.
Si tuviera la edad de Max Gallo igual pensaría que la imagen de intransigencia , dureza y “kärcherismo” de Sarkozy es la solución, Pero a mi edad, todavía estoy con la idea –¿debilidad , tibieza, inconsciencia?- de que la flexibilidad inteligente es más potente y más efectiva que la fuerza bruta. Pero igual eso es sólo wishfulthinking de ese que no lleva a ninguna parte.

Aún con todo, el problema de Europa es que vemos cómo desde horizontes lejanos nos cambian las reglas de juego que costaron tanto y tanto tiempo crear.
No se ha avanzado en la disminución de la cantidad de horas dedicadas al trabajo y aunque lo más terrible sea el desempleo, el empleo precario y con jornadas interminables resulta algo muy grave.
Viene primero la inquitud de encontrar trabajo para pasar inmediatamente a la inquietud de no perderlo, conviviendo siempre con la inquietud del propia trabajo.
Parejas con problemas de relación personal; cambio a peor de hábitos alimentarios; hijos sin padres con quienes hablar y convivir, estrés y depresiones …
Ni millones de máquinas, ni robots de todo tipo , ni la revolución que ha supuesto el ordenador en la sociedad occidental han conseguido hacer bajar el número de horas de trabajo en el mundo. Ahora, en un nuevo contexto, con el cambio susbtancial que ha supuesto el desarrollo de China e India a la cabeza de todos los paises asiáticos han condenado a muerte la idea de un mundo occidental, opulento, relajado y feliz.
Fin de la utopía de 30 o 35 horas de trabajo o menos, para poder disfrutar de los bienes culturales y de consumo. ¿El paraiso en la Tierra? ¡Quiá!
El rodillo chino y sus adláteres asiáticos imponen ahora al mundo la vuelta a empezar con las jornadas inacabables que hacían cantar a Brel cómo nuestros bisabuelos llegaban gastados y medio muertos a los 20 años. Y los que sobrevivían – pobres desgraciados – total les servía para que les mandaran a ir a morir en las trincheras de dos horribles guerras mundiales …
Pues me temo que algo de todo eso queda aún en pie un siglo más tarde, con todos los mutatis mutandi que se quieran. Hemos alcanzado cumbres extraordinarias total para avanzar humanamente muy poquita cosa.

Ahora la salud o la enfermedad de todo un bloque continental como nuestra Europa de los 27 y , proporcionalmente, la de cada uno de sus miembros, depende más de lo que pase en Irak o en Irán o en Corea, o de un hipotético tsunami en Japón …que no del color político del gobierno de un país.
Los despidos de trabajadores de las multinacionales se cuentan por miles y afectan a personas que viven en diversos países del mundo.
Devastadores son los efectos económicos mundiales los que provienen de una baja en la producción de petróleo (o de su incrmento o del descenso en el consumo). Devastadores los efectos sobre las pequeñas economías españolas de la quiebra de un sector immobiliario estadounidense …
Inquietante el descenso del número de abejas en Alemania … intersigno de catástrofes agrícolas importantes …Las quiebras, los tsunamis y las plagas son ahora mundiales.
Los problemas graves son los que tienen que ver con el equilibrio entre los nuevos bloques: Europa, las dos o tres Asias, Sudamèrica i Norteamérica…
y Africa del subdesarrollo y las guerras y las enfermedades endémicas!

Reconozco que, en efecto hay que actuar localmente antes de pensar en actuar globalmente, pero me parece que tenemos que tener muy claro que eso de la globalización no es una lejana abstracción sino una muy dura y presente realidad.
Y con ser muy reales y muy importantes, los árboles de las municipales, las legislativas o las presidenciales (en Francia) puede que nos tapen el bosque de la globalidad … que es lo que afecta seriamente el orden mundial de manera cada vez más patente.

Me gustaría empezar a ver cómo las potencias mundiales debaten e intentan entenderse para equilibrar el desarrollo sostenible y se hace de ello pedagogía en todos los foros sociales, y cómo los dirigentes del mundo entero se ponen de acuerdo en educar a las sociedades respectivas sobre estos problemas.
Con lo grave que son los problemas a nivel mundial, es indigno y delito de les humanidad ver como la televisión ofrece a los ciudadanos opios varios que nos mantienen en la inconsciencia y en la ignorancia de la realidad …

Me fui por los cerros de Úbeda … Vuelvo a aterrizar para añadir sólo una cosa…

Mucho de lo que afirma Max Gallo parece “involuntariamente” proyectable a la realidad española, pero, pero, pero… Seamos serios. Si todas las comparaciones son odiosas, hay algunas todavía más odiosas que otras …

Francia no tiene nada que ver con España… Sarkozy no es el conglomerado explosivo RajoyAcebesZaplana ni mucho menos. El agraviocomparativo es aún mayor si nos atrevemos a asociar la voluntad de diálogo y de pacto que representan Royal y /o Bayrou con la idea de dejación, claudicación, casi traición y hecatombe nacional, y se insinue que nuestro presidente J.L. Rodríguez Zapatero está yendo como inconscientemente por esos derroteros.

Bueno, la retórica cínica, el desparpajo demagógico, la insolencia carroñera y el gracejo esperpéntico dan mucho juego en mítines y en ruedas de prensa de campañas preelectorales y electorales, y , desgradiamente, incluso produce rédito electoral, pero son sólo eso … cinismo y demagogia, monstruos que convendría evitar porque conocemos el paño y se sabe dónde nos pueden llevar… A situaciones insondables (que dirías tu). ¿No te parece, JP?

Un abrazo.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

[@more@]



Posted in Política & Economia, Pseudoanàlisi política | Tagged , , , , , | Comentaris tancats a Max Gallo, J.P. Quiñonero, les presidencials franceses, la globalització i …